• Gran pirámide con niños

    Consejos prácticos para viajar con niños a Egipto

    Egipto es un destino al que puedes viajar sin ningún problema con niños. Es más, les encantará sentirse como auténticos Indiana Jones adentrándose en pirámides y descubriendo misteriosas tumbas. Simplemente debes tener en cuenta algunos factores antes y durante el viaje.

  • Visitar Egipto con Cairo y Luxor Pass

    Cuando viajas a cualquier país por tu cuenta uno de los temas principales es la compra de entradas en cada una de las visitas. Una pérdida de tiempo si se realiza de forma individualizada en cada lugar. En Egipto el problema es aún mayor porque la compra de las entradas a tumbas y monumentos no siempre están en el acceso. Para ello Egipto ha sacado las tarjetas Luxor Pass y Cairo Pass que te dan acceso a todos los monumentos durante 5 días consecutivos. Si vas a visitar muchas cosas te sale a cuenta, tanto en dinero como en tiempo. En esta entrada os explicaremos las mayores ventajas, dónde conseguirlas…

  • Abu Simbel

    Fotografías de los templos de Ramsés II y Nefertari en Abu Simbel, Egipto.

  • Lucas, nuestro “elf on the shelf”

    Hace pocos días recibimos por correo un regalo muy especial. Mi querida amiga Brenda, gran conocedora de la cultura y tradiciones norteamericanas, nos ha obsequiado con un pequeño elfo para que incorporemos la tradición de Elf on the shelf en nuestra vida… ¡y no puedo estar más emocionada!

  • Jugamos a “¿Tú te acuerdas…?”

    No es un juego de mesa ni aparece en los catálogos de juguetes navideños. No lo busques en plataformas online porque no lo encontrarás. El juego de “¿y tú te acuerdas?” es un juego que hemos inventado mi hija Aitana y yo y al que nos encanta jugar.

  • Árbol de navidad viajero

    Cuando viajas hay ocasiones en las que te volverías loco y te gustaría comprar todo cuanto ves y otras veces en las que te cuesta encontrar algo que llevarte de vuelta a casa como recuerdo de tu viaje. Yo suelo ser de las primeras, pero ahí está mi señor marido Don Realista, que me pone los pies en la tierra y me recuerda que no tenemos sitio para más adornos y que no caben más cuadros en las paredes ni imanes en nuestra nevera.